Editorial

"…Sabrán cumplir con su Deber…"

Publicado el 13 de mayo de 2007 23:53 | Leído 1960 veces.

"Muchachos:
…La contienda es desigual, pero, ánimo y valor. Nunca se ha arriado nuestra bandera ante el enemigo y espero que no sea ésta la ocasión de hacerlo. Por mi parte, os aseguro, que mientras yo viva, esa bandera flameará en su lugar y si yo muero, mis oficiales sabrán cumplir con su deber".

Estas son, entre otros aspectos, las palabras, que nos llaman a la reflexión en esta fecha en que celebramos la gesta heroica de Iquique. Un oficial junto a sus hombres debieron enfrentarse al momento más difícil de sus vidas, o mejor dicho, al minuto en que se debían enfrentar a la muerte.

Te has puesto a pensar…¿ qué sangre fría debió haber tenido Arturo Prat para enfrentarse como capitán de una humilde fragata de madera ante el más temido acorazado que recorría las aguas durante la Guerra del Pacífico, y que además pertenecía a unos de los principales rivales de Chile?

¿No es acaso difícil incluso hilar frases coherentes ante situaciones tan cotidianas como un agradecimiento en el día de tu cumpleaños?, o peor aún, cuando estamos a punto de hablar con esa niña que ha cautivado nuestro corazón y con la que nos gustaría comenzar una relación , y para que hablar del día en que nos enfrentamos a los suegros para formalizar el matrimonio.

De verdad que es difícil unir mente con palabras en momentos de tensión.

Es por eso que, entre todos los méritos, Arturo Prat destaca en esta ocasión. ¿ Como pudo en ese minuto detener su preocupación por el combate y ser tan claro y consecuente con sus hombres, muchos de ellos - seguramente - con indudables intenciones de abandonar el barco?.

La respuesta no es tan difícil de encontrar, y se desprende de la propia carta que ,sorprendente para nuestros días , envía don Miguel Grau a la viuda del capitán y que entre otros párrafos señala : " En el combate naval del 21 próximo pasado que tuvo lugar en las aguas de Iquique entre naves peruanas y chilenas, su digno y valeroso esposo, el capitán de fragata don Arturo Prat, comandante de la Esmeralda, fue, como usted no lo ignorará ya, víctima de un temerario arrojo en defensa y gloria de la bandera de su patria".

Dignidad, valentía, osadía, decisión y convicción… Eso es lo que hace que sus propios enemigos lo reconozcan. Y eso es precisamente lo que hoy parece faltarnos. Son las condiciones básicas y elementales que hacen que los seres humanos se destaquen en cualquier ámbito de la vida, y por que no decirlo, son también la esencia que permite descubrir a un verdadero hijo de Dios.

Seguramente usted pensará en este punto…" En ninguna parte se dice que Arturo Prat haya sido religioso"… quizás tenga razón…pero nadie discute que fue un hombre que logró sobresalir, y no sólo entre sus pares y sus camaradas, sino también ante sus rivales.

El tenía sus objetivos y metas de vida muy claros, y es por eso que no duda en entregar su vida si fuese necesario. Más aún, de sus palabras en la cubierta se desprende un reconocimiento a sus antepasados, quienes no dudaron ante el enemigo y no transaron ni negociaron sus valores y principios. Pero además, este insigne capitán intenta persuadir a sus hombres, a través del ejemplo personal, de que no importa quienes ni cuantos mueran, pero los que se mantengan vivos sean capaces de defenderse y defender sus ideales con dignidad, valentía, osadía, decisión y convicción.

" Prosigo a la meta"… decía el Apóstol Pablo. " Eso es lo que Dios nos pide. Cuando tenemos objetivos y metas claras; cuando hemos descubierto el propósito de Dios para nuestras vidas, no podemos dudar, no podemos flaquear, no podemos temer, no nos podemos avergonzar y no podemos sino entregar hasta nuestras vidas por su causa.

Si Arturo Prat, sus oficiales y marineros fueron capaces de olvidar y dejarlo todo por amor a su Patria, que para muchos podría parecer un fin tan poco trascendente, que más nosotros que hemos descubierto al único que ya fue capaz de dar su vida por nosotros y que además nos ofrece una vida eterna junto a él.

Y usted…¿ Sabrá cumplir con su deber…?

Jesús dijo: "El que se afana por salvar su vida, la perderá. Pero los que entregan sus vidas por mi causa y por la causa del evangelio, llegarán a saber a plenitud lo que es vida." Marcos 8:35

 

Imágenes relacionadas



Fuente: Pablo Núñez Córdova