Editorial

Las sendas antiguas...

Publicado el 1 de junio de 2007 0:10 | Leído 3184 veces.

...un camino trazado hace 70 años.

Un dia escuché que era mejor mandar flores en vida a alguién, que esperar a que muera para ir a dejárselas al cementerio, por esta misma razón a través de este artículo quiero reconocer las sendas antiguas.

Si bien es cierto hemos oido hablar mucho de este término, normalmente es mal aplicado, ya que se quiere llevar a aspectos que no tienen mucho que ver con el contexto real de las sendas antiguas, llámese cantar las antiguas canciones, usar una versión antigua de la biblia, etc.

A lo mejor no es el mas preciso pero quisiera aplicarlo a quienes trazaron un camino de esfuerzo, dedicación, perseverancia y fe, quienes realmente a través de su ejemplo marcaron una huella indeleble en nuestras vidas como cristianos, me refiero a los pastores que ya han cumplido una etapa dentro del ministerio, seguramente al leer esta notas su memoria comenzará a recorrer en el tiempo y recordará a su pastor que le ayudó a dar los primeros pasos en el evangelio, como también la primera oportunidad de realizar un trabajo dentro de la iglesia, glorioso momento fue cuando le dijeron que iba a estar a cargo de recibir a los hermanos en la puerta del templo, o cuando no teniendo una bonita voz lo invitaron a ser parte del coro de la iglesia, o tambien como me pasó a mi cuando mi pastor me dijo que iba a ser el compoltor de una campaña, es gracioso hace pocos años supe lo que era un compoltor, pero no sabiendo el significado de la palabra era feliz llevando los tratados, los testamentos de los gedeones para apoyar el trabajo de los predicadores y evangelistas.

Nuestros pastores, hombres de valor, de convicciones profundas y de un temple a toda prueba, son los que componen la historia de nuestra iglesia.

En 70 años de esta historia son muchos los nombres de los cuales hemos oído o conocido, pero quiero en tres de ellos reconocer a estos siervos de Dios.

Saludo al pastor Luis Correa quien con 84 años me dejó un ejemplo de vitalidad sanamente envidiable, quisiera llegar a esa edad con esa fuerza, saludo al pastor Tito Castro a quien tuve el gusto de conocer y compartir su experiencia de vida, junto a un delicioso mate, también con 84 años me hizo meditar en la manera en que Dios nos llama al ministerio y se cumple su propósito en nuestras vidas no importa si es Santiago, Curicó, Iquique o Chiloé, y por último saludo a mi pastor Carlos Duarte de quien recibí la instrucción, enseñanza y motivación para vivir el evangelio de una forma muy especial, quizás el no pensó que el niño de 14 años que llegó a una de las iglesias que el administra, iba 29 años después a escribir acerca de lo que aprendí, y del ejemplo de fe que recibí de su parte.

Ahí estan las flores insertas en estas breves líneas y por último dejo este espacio en blanco para que pongas el nombre de tu pastor y le agradezcas por lo que te ha entregado, gracias mi pastor ___________________, Dios te bendiga.

 

Imágenes relacionadas



Fuente: Pastor Enrique Navarrete