Editorial

En Memoria de mi Hermano Francisco

Publicado el 6 de noviembre de 2013 10:50 | Leído 825 veces.

74204623ca0d99f3d163c6fa2cb0426e He escrito esta crónica referirme a mi hermano Francisco Anabalon Duarte, quien en estos días cumplió un año que Dios lo llamo a su presencia. "Oí una voz que desde el cielo me decía; Escribe: Bienaventurado de aquí en adelante los muertos que mueren el Señor. Si, dice el Espíritu, descansaran de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen. (Apoc. 14:13)

Solo Dios sabe el impacto que mi hermano causo en la vida de cientos de personas, entre ellos, Pastores, Evangelistas, líderes Cristianos, él fue un hombre que tuvo la capacidad de ver el potencial de la gente y de una manera muy sutil se lo decía, así que aquellos que hablaban con él por lo general se iban con un buen sentimiento.

 Siempre fue muy generoso con sus palabras de hecho nunca olvidare que cada vez que yo venía a Chile y me introducía antes de predicar, decía cosas lindas y pomposas, uds. saben que él tenía el don de la palabra, eran tan interesantes sus introducciones que costaba creer que esa persona era yo, serio, de momento miraba para todas partes para ver donde estaba esa persona tan ilustre que él estaba introduciendo, ja!  Es que esa era una de sus virtudes, hacer sentir bien a la gente, a él le encantaba como yo contaba historia, (Salí a mi Mama, muy detallista y dramaturgo)  y me hacía repetir lo que había sucedido durante el día, me convenció que yo tenía una habilidad especial de contar historias. Ja!

 Una de las últimas veces que lo vi, llegamos al hospital con Daniel, y mi hermano lo primero que le pregunto fue, como yo había predicado, Daniel (que Dios lo bendiga, ja!) le dijo: Oye! Este gallo grita mucho cuando predica!  A lo que el respondió, pero Daniel una vez que tu escuchas al tío, nunca te olvidas de él y de lo que dijo! Se imaginan como se me hincho el pecho; Todos los predicadores tenemos algo de él, nos marcó, su seriedad, entusiasmo por la palabra, la pasión por las almas, su devoción por la Iglesia, y su estilo único de predicar nos tocó profundamente al punto que consientes o inconscientes, repetimos cosas que el dijo y en cierto modo lo decimos como él lo dijo, tratando de imitar sus ademanes.

 Mi hermano apareció en la escena chilena, en un momento muy importante y necesario y lo que voy decir lo diré con cuidado, y respeto, pero hasta ese entonces no teníamos muy claro el mensaje de santidad, carácter, el hombre interior, con un poco de vergüenza tenemos que admitir que mucha gente se tomó la libertad o mal uso su posición de líder espiritual para hacer cosas no debidas, y siempre teníamos miedo acercar la cámara a un líder porque por lo general encontraríamos esqueletos escondidos.

 No reclamo ser historiador, pero si mi memoria no me falla, muchos estudios que si hicieron acerca del Pentecostalismo en Chile, arrojaron información que nos quedamos con la boca abierta; Y todos nos hacíamos la pregunta cómo es posible que en el mejor tiempo de la Iglesia en Chile, la mayoría de los lideres pioneros resultaron con esqueletos escondidos y casi llego a ser una norma y se llegó a razonar comportamientos malos, con estas ideas:   “El amor cubre multitud de pecados”  Oh decían otros, “es que no tiene nada que ver la vida privada del siervo, con su servicio público”

 Esto creó el problema que siempre la Iglesia cojeo de un lado, teníamos un talón de Aquiles, solo que, nadie se atrevía a confrontarlo, yo creo que sinceramente los primeros años de mi hermano en Chile, lo paso mal, el traía un mensaje un tanto controversial, era Bíblico, pero hablar de santidad, consistencia, de vivir la vida, era un tabú en esos años, pero él se atrevió y pago un precio muy alto.

 "Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los Judíos; mas tú y la casa de tu padre pereceréis,  Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino" (Ester 4:14)

 Es muy posible, que Dios usaría a mi hermano para crear conciencia de Santidad en la obra del Señor, yo creo que él fue el primero que con la unción de Dios y respaldado de las Escrituras, nos dijo: que para Dios era más importante lo que yo era, que lo que hacía!

 ¿Que la da fuerza o credibilidad a nuestro mensaje?

 Claro él siempre nos recordaba, que lo primero que tenía que suceder era que Dios nos llamara al ministerio, esto es una vocación, yo no lo escojo, viene de Dios, no lo hago porque no hay nada más que pueda hacer, el llamamiento es sagrado, ni mis padres, ni menos amigos, me pueden influenciar para llegar a ser un predicador, esto viene de Dios! y eso, es lo primero que dará fuerza a mi ministerio y predicación, un hombre llamado por Dios!

 Por horas lo escuche hablar acerca la “unción de Dios” él tenía una frase que la repetía mucho, al que Dios llama, a ese “equipa” con sus dones y unción, puede ser que yo no tenga muchos conocimientos intelectuales, no me manejo bien en algunas temas del día, puede ser que soy en el buen sentido de la palabra un hombre sencillo, pero lo que hará la diferencia será la unción de Dios sobre mi vida, seguramente que si el escribiera esto lo diría de una mejor manera.

 "Ninguno tenga en poco tu juventud, sino se ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor espíritu, fe y pureza."  (I Tim. 4:12)

 Le dio duro como decimos en un lenguaje común, a esto del carácter, lo que yo “Soy” mi interior, lo que nadie ve, lo que solo Dios ve; lo que yo hago cuando nadie me está mirando!

 Lo escuche con mucha pasión, seguridad y fuerza decir, que no podemos tener un buen mensaje,  si no tenemos un buen testimonio,  (Hech. 16:2) Que es  lo que da fuerza a nuestro ministerio? Nuestro testimonio!, lo que yo soy, habla más fuerte de lo que yo hago! Un buen Pastor o predicador, ‘es’ buena persona, tiene buen carácter, sumiso, gentil, pasivo, controlado, etc. Y  exactamente lo que la Biblia nos dice, cuando juntamos los requisitos que aparecen en Timoteo, Tito y Pedro, que serán más de 25, el 95%  de estos requisitos son acerca del carácter del individuo que desea el Pastoreo y muy poco se menciona de sus carismas o habilidades.

 "Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea, pero es necesario que el obispo SEA, ……   (I Tim. 3:1-2).

 Por lo menos en sus comienzos, cuando recién llego, ese fue su tema, hay que ser derechos!  hay que ser consistentes!  Hay que predicar con el ejemplo! Hay que vivir la vida!  Seamos serios y responsables!  Ahora eso, le dará fuerza a ti ministerio y predicación

 Predica la palabra….se responsable en transmitir ni más ni menos que la palabra, el logro subir el nivel de las predicaciones, los testimonios personales, son buenos, las experiencias, son únicas y tienen su lugar,  pero lo que va a causar el impacto de querer cambiar en la gente es cuando predicamos la “Palabra”

 No tenemos que ir a un seminario para aprender las escrituras, de hecho uno de los ministerio del Espíritu Santo es ensenarnos, guiarnos (Jn. 14:26) Hay que predicar la palabra!  Pero para predicar la Palabra tengo que saber la Palabra!

 Así,  que lo que dará fuerza a tu ministerio o predicación es el saber la Palabra de Dios (2 Tim. 2:15)

 "Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyera en ella." (Habacuc 2:2)

 Donde hubiera una pizarra mi hermano escribía, y cuando se trataba de enseñarnos a cómo organizar nuestros pensamientos, mientras hablaba lo dibujaba; Es que el creía mucho en organizar lo que íbamos hablar, o sino como él decía: vas a disparar para todas partes!  Busca un tema, y mantente  en ese tema.

 Se da cuenta, yo no nunca había escuchado de estas cosas, desde asegúrame que mi llamado viniera de Dios,  hasta organizar mis pensamientos cuando predicaba o ensenaba, yo venía de la escuela de que solo yo abriría mi Biblia y empezaría a gritar hasta dejar sordos a toda mi audiencia, ja!

 Hermano mío…..solo Dios sabe las marcas profundas que dejaste en el corazón de miles de pastores y líderes Cristianos, hoy día somos diferentes, gracias a Ti! Caminamos con la cara en alto, gracias a ti! Nuestra auto estima esta alta, gracias a ti! Cuando miramos nuestro pasado, sin duda que hemos cambiado mucho, gracias a ti, nos marcaste, en cada cosa que hacemos para el Señor, nos recordaremos de tus consejos y de tu vida ejemplar, siempre te extrañaremos y nunca te olvidaremos, tu paso por este mundo fue muy productivo, que Dios te recompense todo lo hiciste por el bien de tantos.  Hasta pronto! ,   

 "Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo  en el Señor no es en vano." (I Cor. 15:58)

 

Imágenes relacionadas



Fuente: Pastor Jaime Anabalón