Editorial

Homenaje a un “Gran Siervo del Señor”

Publicado el 12 de enero de 2014 17:30 | Leído 888 veces.

0438f36d827790591114a053960ac018 Ante la partida en los brazos del Señor y tal como lo publicara en la red social “Facebook” , me siento con la obligación de participar a todos mis consiervos de nuestra Corporación y a cada Apostólico de nuestra amada Misión, lo que significó en mi vida el Presbítero Carlos Duarte Ramírez.

Llegamos a la Iglesia Pentecostal Apostólica de la Cisterna (Templo San Mateo) en el año 1965 (yo tenía entonces 14 años de edad) y este  joven matrimonio pastoral nos recibió con un cariño y amor que nos sedujo desde el primer momento, realmente necesitábamos ese cariño tanto mi madre como mis hermanos pequeños y yo; veníamos cargados de tristeza, dolor, pobreza, desilusión, y tantas otras cosa más, ante lo cual fuimos consolados y apañados por el amor de mi pastor Carlos junto a mi pastora Bertita. Empecé a crecer y a experimentar  que la vida en Cristo era maravillosa y que si el pasado había sido tormentoso, ahora teníamos un presente de paz y un futuro de esplendor. Todo esto lo comenzamos a vivir bajo las enseñanzas y ejemplo de mis pastores y en mi caso ser instruido cada día por mi pastor, y digo “cada día” ya que mi mayor parte del tiempo libre lo pasaba en casa de mis pastores; no puedo controlar mis lagrimas mientras escribo ya que son muchos los recuerdos que vienen a mi mente  y entre una nublada visión quiero seguir comentando que aprendí de este Siervo del Señor lo que era el concepto de: “compromiso” “lealtad” “entrega absoluta” “pasión por las almas” “amor a Dios” “temor de Dios” “oración” “estudio de la palabra” “paz” “misericordia” “respeto” y “fe”. No pude tener un mejor maestro y una mejor universidad o instituto bíblico; este gran hombre de Dios fue todo eso para mí. Hoy tengo 62 años y tanto en mi vida personal como ministerial las huellas de mi mentor o maestro,  su ejemplo,  sus enseñanzas han sido un gran soporte, una base sólida en lo que el Señor nos ha permitido construir hasta hoy.
Al terminar mis palabras quiero mencionar  los ministerios que salieron de los hombros de mi pastor Carlos Duarte y creo interpretar a cada uno de estos consiervos el  reconocimiento y homenaje a este Siervo del Señor:
Pr. Hernán López, Pr. Manuel Aguilar, Pr. Pedro Quintanilla, Pr. Hugel Sánchez,  Pr. Marco Duarte, Pr. Melquisedec Duarte, Pr. Francisco Martinez (Q.E.P.D.), Pr. Enrique Navarrete, Pr. Jaime Rocha y el que suscribe.
Mi amado pastor, descansa en paz; espero seguir trabajando e imitando su ejemplo a fin de alcanzar la meta y rencontrarme con Ud. y con todos los que han partido en los brazo del Señor.

 

Imágenes relacionadas

Ef0b3cc4607c7fe8bdf29296ff853f80Ad140e6e28f3009397e0a8ca8a139aa4



Fuente: Pbro. Olegario Chávez Gavilán