Editorial

Lo Díficil de Ser Padres Hoy

Publicado el 25 de febrero de 2014 14:00 | Leído 729 veces.

961df755aa0a2de7d6ca0ce0d9f29cae Ciertamente que la vida era más sencilla años atrás. Si un hombre era carpintero, su hijo con toda probabilidad iba a ser lo mismo.

Ciertamente que la vida era más sencilla años atrás. Si un hombre era carpintero, su hijo con toda probabilidad iba a ser lo mismo. Eso era porque el taller estaba en la casa y el muchacho trabajaba con el padre. El hijo miraba atentamente cómo cortaba papá la madera, la cepillaba, la pulía y luego la juntaba para construir un banco o una mesa, era aprendizaje por ejemplo.
La mayoría de los jóvenes ya no aprenden sus oficios así. Las vocaciones son mucho más complejas y el entrenamiento demasiado exigente.
Sin embargo, hay un aspecto de la vida que sigue siendo el mismo de antes. Los hijos no sólo aprendían de papá y mamá cómo hacer cosas, sino que aprendían también de la vida. Veían los valores y la ética de sus padres en acción cada día en sus hogares.
Los padres cristianos todavía tienen "pequeños aprendices" que observan cómo ponen en práctica sus creencias. Sucede a la hora de las comidas, en el auto, en la tienda, en la conversación con los vecinos o acerca de los vecinos; en fin, todo el tiempo. ¡Qué oportunidad tan maravillosa de enseñar a nuestros hijos cómo vivir para Cristo!. Y los jóvenes no sólo lo necesitan, sino que lo desean.
Cuesta tanto que los hijos, entiendan que uno quiere lo mejor para ellos, que no sufran. Que sean mejores en la vida y que nadie les haga daño, pero ellos muchas veces no lo ven asÍ y nos convertimos según ellos en padres incompresivos.
Pablo dijo a sus hijos en la fe que lo imitasen, que siguiesen su ejemplo.¿Estamos viviendo para Cristo de tal manera que queremos que nuestros hijos nos imiten?
PUEDE QUE LOS HIJOS CIERREN LOS OÍDOS AL CONSEJO, PERO SUS OJOS SIEMPRE ESTARÁN ABIERTOS AL EJEMPLO.

 

Imágenes relacionadas



Fuente: Pastor Diácono Isaías Córdova