Editorial

¿Qué nos está pasando como Sociedad?

Publicado el 22 de agosto de 2014 18:12 | Leído 699 veces.

8500281d1c7af2590cca63ab75315702 He estado preocupado por todo aquello que estamos viendo día a día en la televisión y en los medios de comunicación masiva; me refiero al grado de violencia a la que nos estamos acostumbrando.

Jóvenes, niños, mujeres, adultos, todos muy violentos y agresivos, pareciera que nada les detiene, la solución a sus conflictos no es el diálogo, ni la aceptación del otro, sino la destrucción del otro. Con asombro y estupor, estamos todos los días asistiendo a la exposición de los más grandes actos de agresividad, verbal y de hecho en los distintos grupos etéreos de nuestra sociedad; sean de donde sean; de políticos, de deportistas, de estudiantes, de dueñas de casa, o de cualquier otro grupo en todo el ámbito social.

La pregunta es ¿qué nos está pasando como sociedad? ¿Qué nos hace ser tan agresivos y violentos? ¿Qué produce tal grado de agresividad?, No soy sicólogo; sin embargo, la experiencia me hace sentido al decir lo siguiente: fueron mis padres los que me enseñaron los Principios y Valores que hasta este día perduran en mi vida y que traspaso a mis hijos; no habían todos los elementos educativos de los cuales disponemos hoy día; sin embargo, ellos con lo que sabían, que les habían enseñado también sus padres; nos enseñaban a nosotros.

He visto el grado de violencia en los estadios, en las escuelas, en los barrios, en todas partes. ¿Cuál es la solución?, ojalá la supiéramos, estoy seguro que debe haber más de una; sin embargo, creo que todas las soluciones parten desde la premisa del respeto por el "otro", como me enseña Dios en las Sagradas Escrituras; como padre debo exigir a mis hijos el respeto que como padre merezco, también deben ellos respetar al anciano, al compañero, al profesor, al policía, al vecino, en fin, a todos.

Solo así mis hijos podrán exigir respeto de los demás. Hoy todo el mundo exige derechos, pero nadie asume deberes o responsabilidades, todos esperamos que se cumplan nuestros derechos, pero no escuchamos, ni vemos las responsabilidades que tenemos como personas, como padres, como parte de la sociedad.

Dios nos ha dado la bendición al contar con el "Manual de Uso de la Convivencia"
"Padres no provoquen a ira a sus hijos, sino críenlos en disciplina y enseñanza del Señor", pero también enseña: "Hijos obedezcan en el Señor a sus padres; porque esto es lo correcto" (Efesios 6:1)

No puedo terminar sin mencionar como me encanta el consejo del Apóstol Juan cuando enseña: "Amados, amémonos unos a otros porque el amor es de Dios y todo aquel que ama es nacido de Dios y CONOCE A DIOS, el que no ama no ha conocido a Dios porque Dios es Amor" (1° de Juan 4:7-8)

Hago un llamado a los padres a que seamos sabios y volvamos a los principios de Dios; él sabe enseñar muy bien acerca de las relaciones humanas. (Él nos hizo)

De lo contrario, les estaremos dando a nuestros hijos las herramientas de la violencia y la agresividad tan propia de este tiempo.

"QUE TENGA UN BUEN DÍA; DIOS LE BENDIGA"

 

Imágenes relacionadas



Fuente: Pastor Juan Orellana