Editorial

30 de Agosto, una fecha inolvidable

Publicado el 6 de septiembre de 2014 17:05 | Leído 939 veces.

546e8c179fc3be298132c28388be0e3e Cuando en la conferencia anual de Marzo se planteo el desafío para el 30 de Agosto como el día de Impacto Evangelístico, nadie jamás se imagino que coincidiría con la partida de nuestro querido Presbítero  Pedro Donoso.    Estas son las cosas que nos hacen pensar que el futuro le pertenece al Señor.  

El 30 de Agosto fue un día glorioso en todo el sentido de la palabra.   Glorioso primero porque uno de los nuestros terminó su carrera aquí en la tierra y fue promovido a la gloria, y además glorioso porque muchas personas a lo largo de nuestro país escucharon las gratas nuevas de salvación.

Pensar en el ministerio de nuestro Presbítero Donoso, es pensar en la historia de nuestra misión en el sector norte de Santiago.    Continuador de la obra de su padre, logró consolidar de brillante manera el trabajo en el circuito de locales.   De sus lomos salieron varios ministerios, hoy pastores que continúan con el trabajo de la obra.   

Así que mientras predicábamos en los distintos lugares, teníamos en la memoria a este apostólico de “hueso colorado”, que muchas veces salió a la calle a dar testimonio público de su fe, incluso en la última etapa de su vida.

Quienes asistimos a la despedida del Presbítero,  volvemos a constatar como el evangelio hace tanto bien a la vida de una persona.   Junto con honrar la vida y ministerio del presbítero,  alabamos a Dios por como Él puede usar una vida que se dispone en sus manos.   El evangelio ha definido, a través de los años, la vida de esta hermosa familia de más de 16 nietos, la familia Donoso.   Fue emocionante escuchar a los nietos referirse con tanto amor a su “Tata”, y manifestar su amor al Señor como el legado más precioso que recibieran de él.

El 30 de Agosto tuvimos la oportunidad de expresarnos como una iglesia que quiere impactar a la comunidad, “Una Iglesia de Alto Impacto”, y al coincidir con la partida del Presbítero  podemos decir que Una Iglesia de Alto Impacto, es aquella que está formada por hombres y mujeres que viven vidas de Alto Impacto.
“No nos cansemos, pues, de hacer bien; que a su tiempo segaremos, si no desmayamos” Gálatas 6:9

 

Imágenes relacionadas



Fuente: Presbítero David Anabalón