Editorial

Semana Santa, semana de Reflexión

Publicado el 30 de marzo de 2007 21:55 | Leído 1119 veces.

Aún cuando nosotros no seguimos el calendario litúrgico, hay celebraciones cristianas universales que no queremos ni podemos ignorar.

Aún cuando nosotros no seguimos el calendario litúrgico, hay celebraciones cristianas universales que no queremos ni podemos ignorar.

Los acontecimientos relacionados con la muerte y resurrección de Cristo constituyen hechos de la mayor trascendencia para nuestra vida cristiana.

Es interesante recordar que el nacimiento del nuestro Salvador está registrado sólo en dos de los cuatro evangelios pero su muerte y resurrección es relatada detalladamente por los cuatro evangelistas.
Creo que es necesario insistir en hablar no sólo de la crucifixión y muerte de Cristo, debemos proclamar también la gran victoria de la resurrección.

¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?- es la exhortación del angel a las mujeres que muy de mañana van al sepulcro para ver al Señor.

El apóstol Pedro, en el poderoso mensaje del día de Pentecostés, hablando acerca del Señor Jesucristo afirma: “...al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella...”

El apóstol Pablo, en el glorioso capítulo 15 de primera de Corintios, basa toda la validez del Evangelio en el hecho de la resurrección de Cristo:
“...si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe...” “...Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos...” (vs.14, 20)

Por supuesto que al recordar los padecimientos del Señor: azotes, golpes, corona de espinas, su agonía en la cruz, las burlas, el escarnio no sólo debemos conmovernos pero agradecer el precio pagado por nuestra redención.

Que estos días sean de meditación y oración, para fortaleza de nuestras vidas.

 

Imágenes relacionadas



Fuente: Portal Pentecostal Apostolica